DISRUPTORES ENDOCRINOS

 

 

Hola a tod@s, en este articulo os vamos a contar que son los disruptores endocrinos, como actúan en nuestro cuerpo a muy bajas dosis y los diversos problemas de salud que nos pueden acarrean. También os daremos unas pequeñas pautas de cómo protegerse de la exposición a los disruptores endocrinos presentes en los productos de cuidado e higiene personal y cosméticos.

 

Se sabe que algunas sustancias químicas de uso común y con muy variadas aplicaciones, que van desde su empleo como fitosanitarios a componentes de los detergentes, como parte de plásticos, pesticidas, tintes pasando por aditivos alimentarios, y por supuesto la formulación de cosméticos, tienen la capacidad de alterar el equilibrio del sistema endocrino y trastocar la función de los mensajeros químicos que conocemos como hormonas.

Se ha acuñado el término disruptor endocrino para definir a estos impostores hormonales, y el de disrupción endocrina para agrupar las alteraciones  hormonales observadas en un organismo o su descendencia, como consecuencia de la exposición a los disruptores.

Actualmente hay censados más de novecientos compuestos químicos como disruptores endocrinos, los cuales están implicados en muy diversos problemas de salud que incluyen alteraciones endocrinas, reproductivas, neurológicas y metabólicas.

Algunos ejemplos de enfermedades vinculadas a la exposición de los disruptores endocrinos son la infertilidad, el cáncer hormono-dependiente como mama y próstata, los trastornos de la función tiroidea, algunas enfermedades neurológicas, el déficit de atención y la hiperactividad en los niños, la obesidad, la diabetes, el asma y algunas alteraciones del sistema inmunitario.

Los disruptores endocrinos se encuentran  en cualquier producto cosmético que utilizamos en nuestro día a día. La mayor parte de los disruptores endocrinos descritos hasta el momento, si no todos, son compuestos químicos relacionados con los combustibles fósiles y especialmente con la química del petróleo.

La exposición a disruptores endocrinos a través de los cosméticos y productos de cuidado personal es muy probable dada la cantidad de principios activos, componentes de la formulación de los productos de higiene personal y belleza que se han identificado como disruptores endocrinos.

Desde los parabenos a los filtros ultravioleta, pasando por el triclosán, el formaldehído y los ftalatos, el abanico de posibilidades es amplio, más si se tiene en cuenta el número de productos cosméticos empleados en el día a día.

En Europa, una mujer emplea una media de quince cosméticos diarios, cantidad que llega a diez en el caso del varón. El número de componentes en cada cosmético supera, en muchos de los casos, la docena. Así pues, el escenario de exposición a disruptores endocrinos a través de la cosmética esta servido.

Muchos de los componentes de los cosméticos presentan una gran facilidad de absorción  dérmica, en algunos casos por vía oral (recuérdese el uso de colutorios, y pastas de dientes) y respiratoria (ya que muchos de ellos se diseñaron para estimular nuestro sistema olfativo). Las vías de entrada al organismo son, por tanto, variadas (dérmica, digestiva e inhalatoria). Y todas contribuyen a la exposición del usuario.

  • Identifica los productos de higiene personal y cosméticos que reconocen no contener algunos componentes, como es el caso de los parabenos, en cualquiera de sus presentaciones prohibidas en la UE (fenil, bencil y penilparaben) metil, etil, butil  y propil cuya concentración se regula a la baja y se prohíbe para niños.
  • Identifica los productos que no contienen ftalatos. El único autorizado en Europa es el diethyl phthalate (dietilfta-lato, DEP), que puede aparecer como derivado del phthalicaid. No obstante, recuerda que el ftalatopuede entra en la formulación de fragrance o parfum; por tanto, puede no aparecer en la composición listada en el envase.
  • El envase del cosmético o perfume también puede ser fuente de ftalatos. Trata de evitar ciertos envases plásticos como los de PVC, que presentan el número 3 dentro del triangulo de reciclado.
  • Identifica los productos que no contienen alquilfeno-les, que aparecen con el nombre de nonylphenol o nonoxynol. Este último es el más frecuente de  los espermicidas en el mercado Español, ya sea en óvulos vaginales, condones, esponjas anticonceptivas, lubricantes para uso vaginal y diafragmas vaginales, en donde aparecen bajo el nombre de nonoxynol-9.
  • Identifica aquellos productos que contienen el gilcol éter fenoxyetanol, que puede ser tóxico para la reproducción, por lo que se aconseja que no se formule en productos para niños de menos de tres años.
  • Evita el uso de productos que contienen filtros ultravioleta basados en benzofenonas, canfenos y oxicinamatos, ya que también están bajo sospecha de producir disrupción endocrina. Que aparecen con los nombres tales, como benzophenone, oxybenzone, ethylhexyl, methoxycinnamate y 4-merthylbenzylidene camphor.
  • Elige cremas con filtros ultravioleta que empelan dióxido de titanio y óxido de zinc, conocidos como filtros inorgánicos.
  • Evita los productos que contengan en su composición resorcinol, frecuente en las formulaciones de tintes para el cabello, champú, lociones y algunos productos dermatológicos para el acné y el eccema.
  • Elige productos sin tricosán, un agente antibacteriano muy común empleado con frecuencia en la pasta de dientes.
  • Evita las siliconas, muy frecuentes en champú, cremas y desodorantes. Aparecen con los nombre cyclopentasiloxane. El octamethylcyclo retrasiloxane (D4) en disruptor endocrino bien caracterizado que la UE va a restringir debido a su impacto ambiental.
  • Elige líneas de Cosméticos que estén fabricados por laboratorios que cuenten con alguna de las certificaciones  ecológicas en cosmética. (Sobre las certificaciones ecológicas y las diferentes certificadoras que existen hablaremos en nuestro próximo blog).

Bueno esperamos que esta información os sirva de ayuda de cara a un consumo responsable y saludable, para vuestra salud y el medio ambiente. Toda la información que contiene este articulo a sido sacada  del libro:

LIBÉRATE DE TÓXICOS. Guía para evitar los disruptores endocrinos. Escrito por el DR. Nicolás Olea.

Libro que recomendamos a todo el mundo, pero en especial a todos aquellos profesionales que trabajan en: peluquerías orgánicas, tiendas ecológicas, fabricantes y comercializadores de cosmética natural, etc,etc… para después poder compartir  con nuestro@s clientes, y divulgar estos conceptos básicos sobre qué son los disruptores endocrinos, como actúan y cual es su relación con el sistema hormonal.