Descubre porque debemos hacernos limpiezas de cutis

Descubre porque debemos hacernos limpiezas de cutis

Hola otra vez!!

¿Sabias que por mucho limpies a diario tu piel, siempre quedan impurezas que van obstruyendo tus poros poco a poco? Hazte un limpieza de cutis porque……

Las impurezas, la contaminación y la grasa que genera nuestra piel puede acabar taponando nuestros poros e impidiendo que nuestra piel respire. Por esto, vamos perdiendo luminosidad en la piel. Las cremas y tratamientos que apliquemos no harán su función debidamente, disminuyendo su efecto. Así, una buena limpieza no debe quedarse en desmaquillar y limpiar la piel a diario.Cada cierto tiempo, es aconsejable, realizar una limpieza de cutis completa. Esto ayudara a que la piel luzca de nuevo vital, con mejor textura y uniformidad.

Es necesario hacérselas  cada cuatro o cinco meses, dependiendo de cada tipo de piel (Lo ideal es hacerlas en cada cambio de estación)

Una limpieza completa equilibrara nuestros niveles de grasa e hidratación,mejorando el aspecto y salud de nuestra piel. Con ella combatiremos los efectos de los agentes externos, maquillajes, productos, etc, etc, que debilita el cutis. Dando lugar a la aparición de acné, exceso de sebo, sequedad, tirantez, etc, etc.

Al realizarlas de forma habitual, conseguimos reducir el tamaño del poro y descongestionar la piel. Así mantendremos nuestro rostro en perfectas condiciones, mejorando por completo el aspecto y la salud de nuestra piel. No es un sistema para parecer más joven: Su objetivo es limpiar en profundidad células muertas y puntos negros.

Mucha gente teme hacérselas por el momento en el que se procede ha eliminar manualmente las impurezas y puntos negros incrustados. No os vamos a engañar, no es la sensación que más agrada del mundo. Pero una limpieza facial es más que eso. Es un momento para dedicarlo única y exclusivamente a ti, para dejarte cuidar por las manos expertas de una profesional.

¿Pero en que consiste exactamente nuestra limpieza facial?

Su duración aproximada esta entre un hora y una hora y media. En primer lugar limpiamos  y tonificamos el cutis, seguidamente prepararemos la piel realizando una exfoliación, que elimine de la epidermis las células muertas superficiales, para aplicar un bio-fango, que absorba las toxinas y suciedad de la piel. Se deja actuar 10 minutos y tras su retirada, procedemos a la extracción manual de puntos negros. Seguiremos la limpieza aplicando una mascarilla para todo tipo de pieles, que actuara 20 minutos y que tiene propiedades cicatrizantes, regeneradoras, desinfectantes e hidratantes (llegando a las capas profundas de la piel), entre otras. Y para finalizar realizamos un masaje relajante y circulatorio, que estimulan el sistema permitiendo un mejor transporte del oxigeno y la penetración de los principios activos.

Una vez terminada, la piel estará preparada para aprovechar al máximo todos los principios activos de nuestras cremas, serums, tratamientos, etc,etc.

Pero sobre todo, porque tu piel, el órgano más grande de nuestro cuerpo, lucirá mejor que nunca y a la larga te lo agradecerá.

Espero que con estos consejos informativos os animéis a cuidaros la piel. Dentro de poco volveremos con un nuevo post.